CUANDO UNA MUJER AVANZA, NINGÚN HOMBRE RETROCEDE



19 de abril de 2011

EDUCAR EN IGUALDAD

Como cada año, vamos a dar comienzo a los talleres de igualdad que realizamos con el alumnado de tercero de primaria, en colaboración con los colegios de la localidad.

Es fundamental, sentar las bases de la igualdad entre hombres y mujeres mediante la educación. Desde el Centro de la Mujer aportamos nuestro granito de arena a este importante objetivo, que por otra parte se trabaja desde hace años en el ámbito educativo.

En cualquier caso sigue siendo necesario, porque todavía hoy te encuentras que chicos y chicas mantienen muchos de los estereotipos sexistas que a lo largo de la historia han favorecido que las mujeres ocupen un espacio subordinado con respecto al hombre en la sociedad.

Esta labor se tiene que desarrollar en primer lugar en la familia, pues es uno de los principales agentes socializadores y por tanto donde los menores aprenden a perpetuar muchos de estos roles tradicionales que luego reproduciran con tanta normalidad a lo largo de su vida, aunque la escuela también es importante para provocar cambios y  hacerles reflexionar sobre todas estas cosas.

En el reparto de tareas domésticas, por ejemplo, todavía entienden que suele ser cosa de las "madres", aunque cada vez nos encontremos más situaciones en las que los papas también participan. Lo mismo sucede con las profesiones a las que podemos tener acceso mujeres y hombres. Si  preguntas en las clases de estas edades todavía te ves que perciben una diferenciación en cuanto a profesiones más "masculinizadas" o más "feminizadas".  

Es necesario que crezcan pensando que mujeres y hombres estamos en el mismo plano de igualdad y que por tanto tenemos que tener acceso a las mismas cosas y buscar lo que cada cual quiera ser en la vida independientemente de su sexo, es decir, que se sientan libres para decidir sin sentir la presión social, familiar o personal sobre lo que se supone que tienen que hacer como hombres o mujeres.

Es un trabajo bonito pero con resultados a largo plazo, porque aún hay que cambiar muchas cosas.

Vivir en libertad y poder ser tu misma/o sin trabas relacionadas con el sexo al que perteneces es un buen objetivo por el que luchar y en la medida que se consiga, haremos una sociedad más habitable, más solidaria y mejor.


No hay comentarios:

Publicar un comentario