CUANDO UNA MUJER AVANZA, NINGÚN HOMBRE RETROCEDE



14 de abril de 2011

LA SALUD DE LAS MUJERES

En el día de ayer, las y los profesionales de los Centros de la Mujer de Ciudad Real, junto con otros agentes sociales, asistimos a uno de los Seminarios organizados por el Instituto de la Mujer de Castilla la Mancha, acerca de la Ley de Igualdad de Castilla la Mancha y el Plan Estratégico de Igualdad entre Mujeres y Hombres, aprobados recientemente.

Así mismo, se celebró una ponencia sobre "La Salud y calidad de vida de las mujeres de Castilla La Mancha" a cargo de Soledad Muruaga, Psicóloga, Presidenta de la Asociación de Mujeres para la Salud y Directora de la revista "Entre Nosotras". En ella se puso el acento de la importancia de trabajar por la salud, desde una perspectiva de género.

¿Y esto que significa? Muy sencillo. Significa que ser hombre o mujer condicionan nuestros estilos de vida y por tanto nuestra salud y que por tanto no se puede atender igual a unos y a otras sin tener en cuenta esto, pues estaríamos obviando cuestiones importantes que perjudican o favorecen nuestra salud.

Por ejemplo, imaginen a una mujer que trabaja todas las horas del día disponibles en atender el bienestar familiar, la casa, las personas dependientes a su cargo (menores y mayores), todos los días del año, durante años, sin contar con apoyos que le permitan corresponsabilizar las tareas y sin apenas tiempo para sí misma. No creo que esta situación descrita resulte extraña sino más bien al contrario. Pienso que se pueden encontar muchos ejemplos a nuestro alrededor. Pues bien ¿ven lógico que esta mujer acuda al médico y se queje de fatiga, dolores crónicos, abatimiento, etc? Si a esto se le añade que no se siente valorada y que apenas participa de la toma de decisiones de la familia, nos encontramos con otros problemas que suelen ser diagnosticados como depresiones, trastornos de ansiedad, etc.

O también nos podemos imaginar a una mujer que después de una jornada laboral remunerada vuelve a casa e inicia la segunda jornada laboral del día, esto es comidas, ropas, compra, deberes de los/as hijos/as, talleres extraescolares, baños, cenas, etc y todo eso tratando de no perder el control y mostrarse siempre comprensiva y cariñosa, es decir, lo que hoy se conoce por una Superwoman. ¿Nos extrañará que acuda alguna vez a su médico/a a comentarle que no se encuentra bien, que le duele todo el cuerpo, que está muy nerviosa o cualquier otra cosa similar?.

Un último ejemplo, ¿Cómo puede estar una mujer que durante años ha sufrido malos tratos físicos y psicológicos? Probablemente tendrá múltiples secuelas físicas y mentales que a lo mejor se han tratado desde la sintomatología que presenta sin atender que el origen de sus males está en su condición de mujer y en la vida que le ha tocado vivir.

Muchas de las consultas que atienden el personal médico tienen que ver con estas historias. No se puede prescindir de la perspectiva de género porque estaremos obviando una realidad que condiciona nuestra salud y nuestra calidad de vida de manera directa. Ser mujer u hombre condiciona nuestro estilo de vida, nuestras responsabilidades, el uso que damos al tiempo, en definitiva nuestra salud.

No hay comentarios:

Publicar un comentario